Intervención de Bolivia en la XVIII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Mnoal

Su Excelencia Ilham Aliyev, presidente de la República de Azerbaiyán y Presidente del Movimiento de Países No Alineados.

Su Excelencia Nicolás Maduro Moros, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, presidente saliente de Mnoal.

Sus Excelencias Jefes de Estado y de Gobierno del Mnoal.

Señores Ministros, Embajadores y Representantes de los países parte de nuestro movimiento.

Es para mí, un grato honor participar en representación de mi Bolivia, en esta vigésima octava Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Movimiento de los Países No Alineados. Traigo el saludo y el abrazo fraterno del pueblo boliviano y del Presidente Evo Morales Ayma, para todos los pueblos libres y soberanos de nuestro movimiento, que construyen su futuro, con dignidad e identidad propia.

Expresar, nuestro reconocimiento y felicitación al Su Excelencia Ilham Aliyev y al Gobierno de Azerbaiyán por haber asumido la Presidencia del Mnoal por los próximos tres años, comprometemos el apoyo de Bolivia, en las diferentes acciones que impulse la Presidencia. De la misma manera, reconocer y agradecer al presidente Nicolás Maduro y al pueblo de la hermana República Bolivariana de Venezuela por su compromiso y el impulso que le ha dado al Mnoal durante estos tres años, de ejercicio de su Presidencia.

Hermanas y hermanos.

En el año 1959, el mundo se encontraba polarizado y sumido en una crisis, con amenazas a la paz y seguridad internacionales. El riesgo de una guerra nuclear entre las grandes potencias era parte de las amenazas que el mundo experimentaba.

Unos años después de haber concluido la segunda guerra mundial, las desigualdades se hacían más tangibles, entre los países industrializados y los países en desarrollo.

El problema de la pobreza y las desigualdades empezaban a ser parte de la agenda internacional.

Es en este contexto, los líderes de nuestros países en desarrollo, adoptaron los principios de Bandung, que en la actualidad su naturaleza y contenidos continúan más vigentes que nunca.

Los miembros de Mnoal somos testigos de cómo los propósitos que inspiraron la adopción de dicha declaración están nuevamente bajo ataque en el sistema internacional.

Por ello, observamos con preocupación el deterioro del sistema multilateral, producto de las medidas de carácter unilateral impulsadas por algunos estados, que han decidido desconocer los compromisos, la buena fe y las estructuras globales construidas para una convivencia sana entre los estados, en el marco del derecho internacional y los principios básicos de la carta de las naciones unidas.

La defensa del multilateralismo, debe ser uno de los pilares fundamentales de nuestro movimiento, el multilateralismo ya no es una opción sino una necesidad.

También observamos, que los principios de Bandung,  relativos al respeto de la soberanía y la abstención de intervenciones o interferencia en los asuntos internos de otros países, actualmente están siendo sobrepasados.

Todos somos testigos del nuevo impulso que han cobrado las medidas coercitivas “unilaterales” y las amenazas del uso de la fuerza, las cuales constituyen flagrantes violaciones a los principios elementales del derecho internacional, vulneran inequívocamente los propósitos de la Carta de las Naciones Unidas y atentan contra la paz y seguridad internacionales.

El mundo contemporáneo, sin duda nos muestra sus complejidades, sin embargo, los principios de Bandung  son tan aplicables como cuando se concibieron originalmente. Hoy el Mnoal representa el 55% de la población mundial y casi dos tercios de la membresía de Naciones Unidas, por lo cual se hace fundamental mantener nuestra unidad y trabajar en el fortalecimiento de su accionar para enfrentar los desafíos globales actuales.

Este movimiento debe marcar la diferencia en la defensa de la paz y seguridad internacionales y en la promoción de los intereses de los países en desarrollo.

Estamos convencidos de que sin una gobernanza global justa, transparente e inclusiva, no podremos enfrentar apropiadamente las crisis globales que afectan a la humanidad, tales como la crisis climática, la financiera, la migratoria, la crisis alimentaria, entre otras.

En el actual contexto, uno de los desafíos globales más acuciantes son las medidas coercitivas que los poderes hegemónicos aplican a algunos países de manera unilateral. Debemos expresar nuestra condena y rechazo a este tipo de medidas, que violan la Carta de Naciones Unidas y el derecho internacional y afectan a varios países del Mnoal.

El Mnoal debe actuar proactivamente para denunciar este tipo de acciones que afectan a los derechos humanos y a la capacidad de desarrollo económico y social de los países concernidos.

Presidente, no puedo dejar de mencionar, la posición firme e invariable de Bolivia, de rechazo al bloqueo económico, comercial y financiero y al conjunto de medidas unilaterales que impone Estados Unidos a la República de Cuba. En tal sentido, una vez más exigimos la suspensión de este bloqueo inhumano e injusto, en consonancia con la resolución 72/4 de la Asamblea General de Naciones Unidas y todas las resoluciones pertinentes de los últimos 27 años.

El bloqueo contra la República de Cuba no sólo es el más prolongado en la historia de la humanidad, sino también nos permite observar el total desprecio de los poderes fácticos, por las resoluciones de las Naciones Unidas y el multilateralismo.

De la misma manera, no puedo dejar de referirme al plan desestabilizador que se impulsa en contra de la República Bolivariana de Venezuela, cuyo pueblo sufre el impacto de medidas coercitivas unilaterales. Bolivia rechaza cualquier amenaza de intervención militar en Venezuela y ratifica las decisiones de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que declaran a América Latina y el Caribe como una región de paz y de solidaridad entre sus pueblos.

También expresar nuestro acompañamiento y nuestra solidaridad permanente con el pueblo de Palestina, y reiterar nuestro apoyo a la autodeterminación del pueblo palestino y su derecho a disponer de un Estado libre, soberano e independiente con las fronteras internacionales anteriores a 1967, con Jerusalén Oriental como su capital, de conformidad a la resolución 242, de 22 de noviembre de 1967.

En la última parte de mi intervención, quiero compartir en esta plenaria, algunos de los resultados de las grandes transformaciones que Bolivia ha logrado en la última década. En materia de crecimiento y desarrollo, mi país ha pasado de ser un país catalogado como “inviable” a ser el país de mayor igualdad, de mayor crecimiento económico de Sudamérica y el segundo del continente americano, con una estabilidad política, económica y social sin precedentes.

El modelo economico boliviano, es un modelo social comunitario único, que nace de las prácticas de los pueblos indígenas y de la experieccia de nuestros movimientos sociales, este modelo nos ha permitido tener grandes exitos:

  • Bolivia se convirtió en líder en crecimiento económico de Sudamérica con un promedio de 4,9%
  • Se redujo la pobreza extrema de 38,2% a 15,2%.
  • Cuatriplicamos nuestro PIB, de 9,574 millones de dólares a 40,574 millones de dólares.
  • Se redujo la desigualdad de 0,60 a 0,46 según el índice de GINI.
  • Disminuyo el desempleo de 8,1% a 4,3%
  • La esperanza de vida en Bolivia aumento de 64 años a 73 años.
  • Entre otros varios logros y conquistas del pueblo boliviano.

En este contexto, de grandes transformaciones y cambios estructurales, el pasado 20 de octubre, en Bolivia se celebró la novena elección presidencial desde el restablecimiento de la democracia en 1982 y la tercera desde la aprobación de la nueva Constitución Política del Estado.

El día de ayer, el Tribunal Supremo Electoral, que es la instancia constitucional para administrar los procesos electorales en Bolivia, dio a conocer los resultados finales del cómputo oficial de votos, dándole una clara victoria al Presidente Evo Morales Ayma con un 47,08 frente al candidato Carlos Mesa, que obtuvo un 36,51 del respaldo popular. Con este resultado, el presidente Morales cumple el requisito constitucional, de lograr una votación mayor al 40%, con una diferencia de 10% frente al segundo, por lo cual no se hace necesario una segunda vuelta de votación.

Esta victoria electoral, le permite al presidente Evo Morales, asumir la Presidencia por un nuevo período de 5 años. El pueblo boliviano ha participado de un proceso electoral libre y transparente y de conformidad a la legislación nacional. También cabe destacar, que se contó con la participación de observadores internacionales entre ellos la Organización de Estados Americanos, la Unión Europea, la Unión de Organismos Electorales de América Latina entre muchos otros.

Lamentablemente, a la fecha, el candidato perdedor aún no ha aceptado su derrota y busca desconocer los resultados legítimos alcanzados en las urnas, tratando de generar violencia y enfrentamientos entre bolivianos.

Para concluir permítanme agradecer a cada uno de los países, por la inclusión de los párrafos de apoyo al proceso electoral boliviano, así como las muestras de aprecio y felicitaciones expresadas al presidente Evo Morales Ayma.

Hermanas y hermanos, el Mnoal tiene una gran fuerza transformadora, capaz de darle a la humanidad, un nuevo destino de paz con justicia social. Los pueblos libres del mundo, siempre lucharán con dignidad e identidad, para ejercer su soberanía y para construir el vivir bien, como un nuevo paradigma de desarrollo, en armonía con la Madre Tierra.

Diego Pary Rodríguez, canciller del Estado Plurinacional de Bolivia

Bakú, 26 de octubre de 2019