rusia1
"¿Quién puede negar los esfuerzos que ha hecho la revolución por el pueblo venezolano?" PDF Imprimir E-mail

Moscú, 30 de mayo de 2017.- (Sputnik).- Desde abril de este año, Venezuela ha vivido intensas manifestaciones, calificadas por el Gobierno como un intento de golpe de Estado, las cuales han dejado docenas de muertos. Sputnik ha conversado en exclusiva con el jefe de la misión diplomática del país en Rusia, Carlos Rafael Faría Tortosa, sobre la situación actual de esta nación caribeña.

Con respecto a las relaciones con Rusia, los presidentes de ambos países las han calificado como estratégicas. ¿A qué se debe esto? ¿Cuáles son los principales proyectos que enmarcan la cooperación binacional?

Antes de la llegada del comandante Chávez, Venezuela tenía una política internacional que se manejaba de manera muy servil al imperialismo norteamericano, de entrega total de toda nuestra riqueza a las grandes transnacionales. Al llegar Chávez, empieza, como parte de su plan de gobierno, de su visión de cómo debía ser nuestro país en los próximos años, a revisar la política exterior. La relación con el Imperio norteamericano no era una relación sana; nuestro país estaba a merced de intereses extranjeros que nos impedían llevar a cabo un modelo de desarrollo beneficioso para nuestro pueblo.

El presidente Chávez comienza a considerar como socios a otros países, países que tuviesen un elemento en común: el respeto por las decisiones soberanas y que pudiesen, a su vez, aportar a nuestro desarrollo económico. Es aquí cuando comienza la relación estratégica con la Federación de Rusia, país heredero de la Unión Soviética, el cual cuenta con un nivel de desarrollo industrial importante, así como con un gran desarrollo en el ámbito científico y educativo. Otro elemento importante que se tomó en cuenta es la similitud que existe en nuestros modelos de desarrollo. Son países con un perfil energético por tener grandes reservas de petróleo y gas; Rusia con la principal reserva de gas y Venezuela con las mayores reservas probadas de petróleo del planeta.

El intercambio comercial y tecnológico en el sector energético fue solo el comienzo; posteriormente la cooperación abarcó otras áreas, como la educación, la cultura y la tecnología militar. Venezuela dependía enteramente de lo que nos ofrecía Estados Unidos en materia armamentística, pero llegó un momento en que Washington levantó un boicot en contra de las adquisiciones de repuestos de toda esta tecnología militar, por lo que Venezuela vio la necesidad de cambiar de rumbo y fue cuando empezó a trabajar con los entes encargados de esa materia en la Federación de Rusia.

Tenemos también proyectos industriales conjuntos. Hemos desarrollado, aunque de manera muy tímida, la relación comercial entre nuestros países, donde hay un gran potencial. En este momento estamos trabajando para impulsar eso. El presidente Maduro nos ha pedido que esta cooperación se salga un poco de lo que hemos venido haciendo en los últimos años. Estamos trabajando para que no sea solamente llevar a Venezuela lo que puede ofrecer Rusia, sino que Venezuela tenga también un espacio para que nuestros productos puedan también participar en el mercado de la Federación de Rusia.

¿Qué productos puede ofrecer Venezuela a Rusia?

Hemos estudiado esta materia y consideramos que el tema de las frutas tropicales es un elemento importante. Hemos visto como países más pequeños, desde el punto de vista de desarrollo económico, de territorio y de población, han logrado colocar sus productos en Rusia, y por eso nos hacemos la pregunta: '¿por qué nosotros hasta este momento no hemos podido hacer eso?'

Actualmente estamos preparando toda la información para presentársela a nuestros productores. Estamos hablando de la banana —el cambur, como lo llamamos nosotros— que ya lo hace Ecuador, país vecino, similar a nosotros en su modelo y nivel de desarrollo. Si lo hace Ecuador, nosotros también lo podemos hacer. Tenemos el mango, las frutas cítricas, como la naranja y la mandarina, así como las pulpas de estas frutas, aquí se consumen muchos jugos [zumos] de frutas tropicales y creemos que puede haber un ámbito de cooperación mucho más amplio. Asimismo, tenemos el café y el cacao, de altísima calidad y que tenemos que desarrollar en nuestro país.

Es también importante incursionar en aquellas esferas de la industria que vemos que Rusia tiene fortalezas, como es el tema del sector forestal, el cual nosotros podemos desarrollar en lo relacionado con la transformación de la madera o usar la madera para la fabricación de papel a través de la pulpa. Por ejemplo, nosotros tenemos una de las siderúrgicas más importantes de toda Latinoamérica, tenemos planes de desarrollo y de expansión de la capacidad actual que tiene esa empresa y vemos a Rusia como un buen candidato, para que pueda, a través de sus empresas, ayudar a que esto sea una realidad.

Entre los acuerdos que han recibido más atención mediática se encuentra el relacionado con el trigo. ¿Por qué esta compra es ventajosa para el país? ¿Por qué comprar trigo a Rusia en estos momentos?

Más bien diría que la pregunta es por qué no lo hicimos antes. Se debe, en primer lugar, a nuestra dependencia histórica. Considerábamos solo a Occidente, al norte de nuestro continente, a EEUU, a Canadá, quienes son hasta este momento los proveedores de trigo de nuestro país. Ahora, el presidente, Nicolás Maduro, instruyó a todo su Gobierno a que se dieran todos los pasos necesarios para convertir a Rusia en el principal suplidor de esta materia prima. Nosotros lo necesitamos para la fabricación del pan, muy importante en el patrón de consumo de nuestro país.

Una vez que se concrete esto, tendremos varias ventajas: primero, un suplidor confiable, que sabemos que el día de mañana no nos va a cerrar las puertas por tener cierta posición política; el otro elemento, no menos importante, es el económico, vamos a poder ahorrar con este cambio de proveedor del trigo.

Estamos terminando la última fase de los contactos comerciales entre las autoridades en Caracas y las empresas en Moscú, así que muy pronto, como lo dijo el presidente, se estarán enviando las primeras 60.000 toneladas de trigo.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, María Zajárova, aseguró el 18 de mayo, con respecto a las consultas en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre los asuntos de Venezuela, "que la situación en este país no representa una amenaza para la paz y la seguridad regional". ¿Cómo usted evalúa estas declaraciones y la posición de Rusia ante los acontecimientos en Venezuela?

Nosotros agradecemos esa posición valiente que tuvo Rusia al momento de emitir esta opinión sobre lo que está pasando en el país, no muchos países hacen esto. Consideramos que es una posición justa que refleja lo que está pasando. Rusia siempre ha abogado por el respeto de lo que dice nuestra Constitución, y eso es lo que el Gobierno hace día a día, mientras que la oposición venezolana transita por un camino donde su principal objetivo es la violencia y el derrocamiento del presidente Maduro.

Nosotros valoramos y consideramos que tienen un gran impacto las declaraciones de la vocera de la Cancillería de la Federación de Rusia, la señora María Zajárova. Esto se dio en el marco del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, donde la Federación de Rusia cuenta con el poder de veto, por lo que esta declaración [nos] da un espaldarazo muy importante al impedir, como así lo quiso la representante de Estados Unidos [Nikki Haley], poner este tema en la agenda del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Con esto pretendían inmiscuirse en nuestra política nacional. Ya es un hecho cómo la Organización de Estados Americanos (OEA) lo viene haciendo de manera abierta y descarada y de igual manera lo está haciendo la Unión Europea a través del Parlamento Europeo.

¿Por qué el Gobierno venezolano tomó la decisión de salirse de la OEA? ¿Dentro de que otros espacios políticos se plantea el Gobierno defender su proyecto?

La OEA siempre fue un espacio que el presidente Chávez cuestionó, por la agenda que imponía directamente EEUU en ella. Venezuela se sale de la Organización de Estados Americanos luego de que el presidente Maduro hiciera una fuerte advertencia de que Caracas se retiraría si seguían convocando reuniones para tocar el tema de Venezuela sin la autorización del Gobierno venezolano, lo que violentaba el reglamento. Por su parte, el señor Almagro, secretario general, hizo caso omiso a esto y siguió con esa política injerencista y grosera contra nuestro país.

¿Qué espacios nos quedan? El comandante Chávez creó espacios para el consenso político, como lo es, por ejemplo, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Inmediatamente después que Venezuela se sale de la OEA, se solicita una reunión extraordinaria de la CELAC en el San Salvador en los primeros días de mayo. Aquí se hace un planteamiento de las razones por la que se está tomando esa decisión. Ahora, parte de nuestra política exterior va a ir dirigida a fortalecer lo que es la CELAC, para acelerar lo que en algún momento se pensó hacer de ella cuando se creó, que era, básicamente, sustituir a la Organización de Estados Americanos. Por supuesto, el cambio en la correlación de fuerzas lo hace complejo, por la situación en países como Brasil y Argentina.

Tenemos también la Unasur, que aglutina a países de Suramérica, igualmente para tratar los temas de integración en medio de la diversidad política, pero buscando siempre la unidad en posiciones consensuadas y de respeto.

Está el ALBA, que es un poco más pequeño, pero siempre es un punto de referencia para todo lo que es la solidaridad a la que nos caracteriza. Están también todas las fuerzas a nivel mundial que permanente envían hacia nuestro pueblo, hacia nuestro Gobierno, mensajes de solidaridad, de apoyo, que también son reconocidos y tienen su peso.

No es lo mismo tratar de atacar a un país aislado, que no recibe absolutamente ningún apoyo de ningún grupo, de ninguna parte del mundo, a un país que goza, en este momento, del reconocimiento de una comunidad internacional, que apoya permanentemente y en cualquier momento a Venezuela. Este apoyo no es solamente en el continente, sino en Europa, en Asia, donde también tenemos a un gran socio como lo es la República Popular de China.

¿Cuál es la situación política en la región? ¿Cuál ha sido la posición de los Gobiernos latinoamericanos frente a la situación en Venezuela?

Da mucha tristeza lo que está pasando en Latinoamérica. Veníamos de la política que comenzó el comandante Chávez de integración, de acercamiento por todas las vías con los Gobiernos y los pueblos de toda la región americana. [Los cambios] responden a intereses y a posiciones de una política llevada a cabo por EEUU. Tenemos cambios en importantes Gobiernos del continente como es el caso de Brasil, donde se da un golpe de Estado en contra de la presidenta Dilma [Rousseff] y es el caso también de Argentina, en donde llega el presidente [Mauricio] Macri por vía electoral, con un mínimo margen de votación.

Son dos países que tienen un peso importante en el continente y que han, de alguna manera, ayudado a que el balance de fuerzas cambie. Antes, ese balance era favorable a estos Gobiernos con un proyecto similar, donde el aspecto social era uno de los más importantes y preponderantes en la política de cada uno de ellos.

No me extraña la posición tomada por los Gobiernos de Perú o de Colombia o de México con respecto a Venezuela en el marco de la OEA. Históricamente y en los últimos años, las personas que han estado al frente de estos Gobiernos han buscado crear condiciones adversas en nuestra política, en nuestra economía, para deteriorar la condición de país que pudiéramos tener y con ello avanzar en sus posibles pretensiones de intervenir en nuestra patria y con ello derrocar al presidente Maduro.

¿En qué se diferencian las manifestaciones que se están viviendo en el país ahora con las llevadas a cabo por la oposición en 2014? ¿Cuál es el fin de estas protestas? ¿Ha cambiado el discurso y la estrategia de la oposición desde el golpe realizado al presidente Chávez en 2002?

Hay dos puntos en común que tienen estos tres momentos: el primero es el derrocamiento, en su momento, del comandante Chávez y ahora del presidente, elegido constitucionalmente, Nicolás Maduro. El segundo punto en común es que la cabeza pensante de todos estos actos y el responsable de su financiamiento es EEUU. Sin embargo, cada una de estas intentonas golpistas ha estado rodeada de condiciones totalmente diferentes, incluso en el plano internacional. En el caso del 2002, el mismo comandante Chávez mencionó que no estaba preparado, pensaba que podía llevar adelante, en el marco del buen entendimiento y con todos los factores y actores de la sociedad, todas las transformaciones sociales que él planeaba realizar. No obstante, se vio enfrentado por los grandes grupos económicos.

En el 2014, con unas condiciones un poco diferentes ya que no teníamos al presidente Chávez, ellos pensaron que podían en poco tiempo salir del presidente Nicolás Maduro. La historia nos muestra que eso no ha sido sencillo para ellos, hemos demostrado gran fortaleza, gran unidad en nuestro proyecto y eso ha sido de gran ayuda para que no se haya podido lograr los objetivos de la extrema derecha venezolana.

Otra condición, que por ejemplo diferencia los intentos del 2014 y 2017, son los planes enmarcados en las llamadas revoluciones de colores. Estas son una realidad y hay países que pueden dar fe de ello como lo son Ucrania y Georgia, ambas antiguas repúblicas de la Unión Soviética. También Libia, Siria, países de Oriente Próximo, del Norte de África. El plan de acción en Venezuela es exactamente el mismo: desprestigiar a un Gobierno, armar matrices de información que desvirtúen completamente lo que está ocurriendo en un país y de esa manera abonar el terreno para intervenciones, para el financiamiento de grupos extremistas, que sabemos que es lo que está pasando en este momento en el caso de Siria. En el caso de Venezuela, el plan de acción va enfocado más por el ataque a nuestra economía, y esa es una diferencia sustancial con las otras revoluciones de colores.

Han pretendido avanzar en lo interno, con el apoyo de las fuerzas imperialistas internacionales, aprovechándose de dos coyunturas: que ya no se encuentra el comandante Chávez y la baja dramática del precio del petróleo, del cual nosotros dependemos. Los ingresos de divisas de nuestro país dependen en un 94% de los ingresos del petróleo. El barril se desplomó hace un par de años y allí perdimos casi un 80% de lo que normalmente percibíamos por esa vía. Eso por supuesto ha afectado a nuestra economía, nos ha obligado a —quizás esto forme parte de las lecciones positivas que debamos sacar de esta coyuntura— ser mucho más planificados, nos ha obligado a priorizar hacia dónde debemos dirigir las divisas. Dentro del plan que forma parte de la agenda económica bolivariana, con el apoyo a sus 15 motores, se prioriza los temas farmacéuticos, al tema de los alimentos y al tema industrial, aquellos rubros que tienen que ver con la limpieza personal y la limpieza del hogar. Hemos estado trabajando en lo económico para poder fortalecer estos importantes sectores.

Por otra parte, también está siendo atacada la cadena de distribución de alimentos y medicamentos. Hemos visto como este plan, muy bien elaborado, ha llevado a que nuestros productos sean extraídos a países de la frontera, especialmente a Colombia. Este contrabando se maneja por muchos canales y por muchas mafias que han sido creadas para llevar adelante este plan.

Asimismo, atacan nuestra moneda, igualmente y de manera ilegal, han tomado el principal instrumento para el intercambio de las transacciones comerciales de nuestro país, el bolívar, y lo han sacado del país también. Nos pusieron en una situación compleja a finales del año pasado; se descubrieron en Brasil, en Colombia, incluso en algunos países fuera del continente, incluso en Europa, toneladas de billetes de la máxima denominación nuestra que en aquel momento era de 100 bolívares, eso tuvo un impacto muy fuerte.

Todo esto busca desmoralizar al pueblo, crear una sensación de disgusto: ¿a quién no le va a molestar ir al supermercado y no tener los bolívares para comprar los bienes? ¿A quién no le va a molestar no conseguir estos bienes? Todo eso ha sido provocado para crear condiciones para una revolución de colores, ya que estos son los pasos. El siguiente paso es la agitación, el calentamiento de las calles, manifestaciones extremas como la que estamos viendo en estos momentos, gracias a los llamados irresponsables de la derecha venezolana a incendiar bienes privados, atacar físicamente a nuestros activistas chavistas, a nuestros partidarios, a asesinarlos.

Hasta este momento, tenemos alrededor de 55 venezolanos fallecidos y la derecha pretende endosarle esta responsabilidad al presidente Maduro de manera absoluta. Esto se conecta directamente con el tema de la matriz de opinión creada, la cual tilda de asesino al Gobierno venezolano. No obstante, nadie explica que esas víctimas se han producido gracias al alto nivel de violencia que reina en las protestas. Muchos de esos casos están en este momento en investigaciones. Estas muertes no son parte de una política de Estado de intervenir a manifestantes pacíficos, en el caso de que lo fuesen, o incluso a manifestantes violentos, como son las de la derecha. Si el Gobierno de Venezuela responde de la misma manera que lo haría EEUU, de la misma manera que lo hace Francia, que lo hace el Reino Unido, con los mismos medios que ellos usan para repeler este tipo de ataque, se le acusa de violento. Pero eso sí, cuando ocurre en EEUU, o en estos países, por supuesto, ellos tienen justificación.

¿Quiénes son estas víctimas?

Esto es un tema siempre muy doloroso, analizar quiénes son los muertos, cómo murieron. Pero es necesario realizar esto para desmontar la matriz que se ha creado. En números muy gruesos, estamos hablando de 12 víctimas al momento del saqueo de un establecimiento comercial. Todos murieron electrocutados, no estamos hablando de que murieran a causa de los disparos de francotiradores.

De esas 55 personas fallecidas, 12 murieron electrocutados. Luego tenemos otros 12 o 15 más que, de manera clara y ya ha sido investigado, han fallecido debido a las 'guarimbas'. Las 'guarimbas', como se conocen en Venezuela, son todos esos espacios secuestrados por la oposición, donde colocan barricadas, donde incendian, donde colocan guayas a la altura de un metro para que los motorizados que pasen sufran heridas mortales.

Ya estamos hablando de 27 venezolanos y venezolanas que han muerto en estas condiciones. Alrededor de seis personas han muerto sin ser partícipes de las manifestaciones violentas o de las concentraciones pacíficas chavistas. A una de ellas le lanzaron una botella de agua congelada. Otra de ellas, que tampoco estaba manifestando, le dispararon en San Cristóbal, en el estado Táchira. La persona que lo hizo fue capturada y se sabe que milita en la oposición; es cercana a una de las líderes más feroces que tiene como enemigo nuestro Gobierno, que es la señora María Corina Machado.

Ha habido víctimas que han caído, lamentablemente, en medio de todo ese nivel de violencia. ¿Cómo puede calificarse como una manifestación pacífica cuando son usadas bombas molotov, donde hay agresiones con objetos contundentes a nuestras fuerzas policiales? ¿Le conviene al Gobierno que haya muertos cada vez que hay manifestaciones? O, por el contrario, ¿le conviene a la oposición que haya cada vez más muertos, para poder justificar todo lo que ellos quieren justificar, una intervención, un aislamiento político, internacional, económico? ¿A quién le conviene? Pues a la oposición.

Nosotros siempre hemos sido un Gobierno que ha llamado a la paz. Nuestras fuerzas policiales no están autorizadas a portar armamento de guerra, armamento letal. ¿Qué usan? Usan bombas lacrimógenas, agua a presión, igual que lo hacen en otros países que vemos que igualmente usan estos procedimientos. Todo lo que dicen los voceros de la oposición de que son 55 muertos, todos atribuibles al presidente Maduro, a la fuerzas de orden público, es un falacia.

Tenemos las estadísticas, manejadas científicamente por los organismos que se encargan de hacer el levantamiento de estas víctimas, y podemos decir con toda responsabilidad que hay una gran cantidad de esas muertes que no están relacionadas directamente con las manifestaciones. Hay otras que se están investigando, que se han dado en circunstancias muy dudosas, donde no hay claridad y nos interesa esclarecer esta situación.

¿Qué mensaje busca enviar la oposición con estas nuevas formas de protesta, entre ellas la que involucra excrementos?

Quien pretende usar este tipo de armamento para atacar a las fuerzas policiales y a nuestros activistas del chavismo son personas sin escrúpulos. Es un método, que en caso de herir a una persona, se puede considerar un arma biológica, ya que es capaz de transmitir una gran cantidad de enfermedades.

Ellos creen que atacando a nuestra Guardia Nacional, a nuestra Policía Nacional Bolivariana van a desmoralizarlos, pero eso no va a ocurrir. Ahora puede que lo sigan usando; sin embargo, no forma parte de su discurso, porque no fue recibido no como ellos esperaban, ni en el país, ni menos fuera de él.

Tenemos a profesionales, gente con estudios, que se han dado a la tarea de usar este tipo de 'armamento', si así se puede llamar, de estos excrementos humanos. Está el ejemplo de una bioanalista [profesional encargado de analizar las muestras de sangre y heces] que hizo un llamado público a recolectar muestras donde estuviesen presentes enfermedades para elaborar un instrumento de ataque y poder lanzarlo a las fuerzas policiales, las cuales solo están cumpliendo con su deber de resguardar el orden público, resguardar la seguridad de las personas, resguardar los bienes de la ciudad, tanto privados, como públicos.

Cuando nosotros decimos que no son manifestantes pacíficos es porque vemos como atacan directamente. No los dejamos llegar al centro de la ciudad porque cuando los dejamos ir, en 2014, destruyeron toda una cuadra y lo que estaba alrededor. No los vamos a dejar pasar cuando nuestros compatriotas chavistas están del otro lado, pacíficamente manifestando. Eso sería una gran irresponsabilidad.

De acuerdo con su opinión, ¿qué busca la oposición con las manifestaciones realizadas frente a las sedes diplomáticas de Venezuela en otros Estados? ¿Han sido acertadas las medidas tomadas por los países receptores para proteger a los diplomáticos venezolanos?

Esto es una acción novedosa de la oposición y una de las diferencias que existe con los intentos de derrocamientos anteriores. Hemos visto cómo han atacado física y verbalmente a nuestros funcionarios, los han tildado y acusado de asesinos, de corruptos. Esto se conecta con la matriz de opinión que se está creando en los medios, en las grandes empresas de información o de 'desinformación'. Asimismo, busca golpear moralmente a nuestros funcionarios, a nuestros camaradas que defienden la revolución. Por supuesto, no lo van a lograr, no lo han logrado, hemos visto la respuesta contundente de los jefes de misiones y de los compatriotas que los acompañan.

¿Cuál es el papel de los países que albergan estas misiones diplomáticas? Deben defenderlos, protegerlos. ¿Qué hubiese ocurrido si una manifestación, incluso de menor grado de las que han ocurrido en contra de nuestras misiones, hubiese ocurrido frente a las puertas de la Embajada de EEUU? Eso hubiera accionado inmediatamente un piquete de policía, con todos los medios y de manera desproporcionada.

Esto lo vemos en las noticias cada vez que ocurre, cómo estos países arremeten contra los manifestantes que están protestando de manera pacífica, que no están incendiando, que no están manipulando, que no están lanzando una bomba molotov, que no están insultando ni atacando directamente a sus fuerzas policiales, como sí lo hacen en nuestro país. Sin embargo, a nosotros nos tildan de violentos, mientras que de ellos solo dicen que están en su derecho de resguardar el orden público.

¿Cómo combate el Gobierno esa 'desinformación' realizada por las grandes empresas de comunicación que usted menciona?

Sí, es parte de la guerra asimétrica, la cual ha jugado un papel relevante en el desenlace de muchos de esos fenómenos que han surgido en el país.

Recordemos el caso de Libia; montaron una plaza en otro país, difundieron noticias de matanzas y le endosaron esta responsabilidad al presidente de ese momento, Muamar Gadafi. Lo dio todo el mundo como una realidad, acabaron con el Gobierno libio, asesinaron de una manera brutal al presidente Gadafi.

También está el caso de Irak; generaron una matriz, el entonces secretario de Estado de EEUU, Colin Powell, incluso mostró un frasquito del armamento químico que supuestamente tenía Irak. Posteriormente y con la cara lavada, todos los presidentes que participaron en aquel momento dijeron que había sido una equivocación, que los servicios secretos se habían equivocado. Es igual a lo que se pretende acá.

¿Qué hay que hacer? Lo que está haciendo nuestro Gobierno creo que es una estrategia muy inteligente, que es difundir por todos los medios que se nos permita lo que está pasando. Si hablamos en particular de las tareas que tiene esta misión diplomática, y la tienen todas las que representan a la República Bolivariana de Venezuela, es la de sentarse con los medios de comunicación, aprovechar estos espacios que ustedes gentilmente nos permiten para hacer llegar este mensaje. Apoyarnos con los grupos que son solidarios con nuestro proceso, con nuestra revolución y eso tiene un alcance.

Es por esto es que no han podido avanzar más en contra del presidente Maduro y su Gobierno, contra nuestro pueblo, porque nos hemos activado de una manera atípica, diferente a como lo han hecho los otros países. No hemos reaccionado de la manera que el imperialismo norteamericano y, sobre todo, la comunidad internacional que nos adversa quiere. Aquí se está viendo con pie de plomo cada paso que se tiene que tomar, para que no sirva de desencadenante de lo que ellos están esperando.

¿Se puede hablar de que Venezuela está funcionando como un laboratorio para las revoluciones de colores?

La técnica que han aplicado antes no ha dado resultado en Venezuela, como sí ha dado en otros países, desafortunadamente para estos pueblos. En nuestro caso están intentando con diferentes mecanismos, no les ha sido fácil, no han recibido la respuesta que ellos esperaban. Sin embargo, todas las medidas siguen estando dentro del guion de lo que nosotros llamamos las revoluciones de colores, las cuales van mutando, pero siempre basado en el libro 'De la dictadura a la democracia' de Gene Sharp, en el que se ofrecen casi 200 métodos, 200 formas para derrocar a un Gobierno.

Consiste en desprestigiar un Gobierno, en sobreestimar, inventar temas de corrupción o de elecciones fraudulentas, esos dos momentos son muy importantes, son los que ellos usan para poder crear descontento en la población.

Con respecto a la economía, ¿quién puede negar todos los esfuerzos que ha hecho la revolución por nuestro pueblo? Ellos sabían que teníamos unos programas sociales que estaban atendiendo a nuestro pueblo. Se estaba atendiendo a la población más necesitada y más olvidada por los Gobiernos anteriores de derecha.

Las fortalezas se encuentran en esos programas sociales, basados, a su vez, en el rentismo petrolero. Y a pesar de que reconocemos que es un modelo errado, nos permitía hacernos de grandes recursos, los cuales estábamos redireccionando al ámbito social, entonces nos golpean por ahí directamente.

El hecho de que los precios del petróleo se hayan desplomado como se desplomaron sabemos que no responde a un tema económico, esas son decisiones que se toman entre los grandes actores del mundo energético como es EEUU y Arabia Saudita. ¿A qué países afecta esa caída? Afecta a Rusia, que depende muchísimo de este rubro, pero que ha sabido salir adelante con sus decisiones económicas. Asimismo, está el caso de Irán, sometido a un bloqueo brutal contra su economía, la cual también depende del petróleo. Ellos ya de años atrás han venido cambiando su modelo económico, se han enrumbado a una gran diversificación y a una gran industrialización, como también es el caso de Rusia.

En nuestro caso, por años nunca se actuó en esa dirección. Hay que recordar que nuestra revolución tiene apenas 18 años, algunos dicen que son muchos, pero para llevar a cabo estas transformaciones en lo económico, en lo estructural, se necesitan años y se necesitan muchísimos recursos para invertir. Todo esto está en los planes, en el plan de la patria, en el plan de desarrollo de los sectores estratégicos más importantes de nuestra economía.

A pesar de la caída de los precios del petróleo y de que eso ha mermado los ingresos del país. ¿Se sigue manteniendo la inversión social? ¿Han continuado las misiones?

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, no ha dejado de cumplir con todos estos planes sociales, todos estos planes que van dirigidos a nuestros sectores más necesitados. Debido a las nuevas condiciones hemos tenido que priorizar. Sin embargo, hemos podido seguir con la construcción de viviendas. Este es un sector que necesita de muchísimos recursos, estamos hablando de cemento, de pintura, de hierro, de elementos eléctricos, pero estamos logrando salir adelante. Ya tenemos la planificación de este año, hemos logrado construir más de un millón y medio de viviendas.

También está el tema de la salud, donde el presidente ha pedido a todo el equipo que lo asesora y lo acompaña a llevar a todo el territorio atención médica, a través de nuestro programa Barrio Adentro. Está la materia cultural, está la materia de educación. Siguen estudiando los mismos niños y adolescente en nuestros colegios y universidades, los cuales tienen una altísima matrícula, una de las más grandes del planeta; eso no se ha desmontado, siguen funcionando las universidades.

Con muchísimos menos recursos tenemos que atender de manera prioritaria a los sectores que más necesita nuestro pueblo y es allí donde hemos llegado a acuerdos. El tema de los programas sociales, el tema de la alimentación, el tema de los medicamentos, que todavía nos falta, pero siguen estando presentes.

¿Qué significa el llamado a una Asamblea Nacional Constituyente?

El mecanismo de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) está presente en nuestra Constitución, gracias a la visión que tuvo el comandante Chávez y, por supuesto, a todo el equipo de constituyentes que estuvieron trabajando en la Constitución del 99. Ellos previeron la posibilidad de que en un momento determinado, por una coyuntura especialísima que pudiese haber en el país, se pudiera activar una ANC para varios objetivos, y entre ellos está el de la revisión de algunos elementos de la Constitución.

Eso no significa —para desmontar algunas de las cosas que se están diciendo— que se vaya hacer una Constitución nueva, se busca es perfeccionar algunos aspectos que, debido a esta coyuntura que se está viviendo en el país, son necesarios para garantizar la permanencia de todos los logros sociales.

El presidente Maduro explicó que son básicamente tres momentos que se buscan afianzar con esta nueva Asamblea Nacional Constituyente. El primero es llevar a nuestra Constitución la mayoría de las misiones y grandes misiones que han sido creadas en revolución y constitucionalizarlas, de tal manera que no pueda venir ningún Gobierno, en un hipotético escenario, a cambiarlas. Es una manera de asegurarlas para el pueblo.

El segundo tema importante es el de la paz. Desde el momento que comenzó esta coyuntura política, el presidente Maduro no ha dejado de hacer llamados para el diálogo. A finales del año pasado se instaló en el país una mesa de diálogo con tres expresidentes, no amigos del presidente Nicolás Maduro, sino amigos de nuestro pueblo. También participó un alto representante del papa Francisco, esto último por solicitud de la misma oposición venezolana.

Se llegaron a unos acuerdos, tras unas no fáciles primeras reuniones. Sin embargo, estos acuerdos no fueron cumplidos por la oposición, especialmente el que se refiere a detener el llamado que estaban haciendo estos factores de la derecha a la intervención del país, al desprestigio del país, eso no podía continuar. No obstante, la derecha venezolano continuó en esta dirección.

Con respecto a la elección, efectivamente se accionó al Consejo Nacional Electoral (CNE) para la activación de estos procesos, pero no fue suficiente para lo que esperaba la derecha nacional. Se desmonta toda esta mesa de trabajo, ya que la oposición no acató los acuerdos a los que se llegaron y ella misma comenzó unas acciones de corte muy violento a partir del 1 de abril. Ellos se rehúsan a volver a sentarse en una mesa de trabajo con el Gobierno e impulsan una campaña donde nuestros hombres y mujeres venezolanas van a otros países a pedir que se intervenga nuestro país, lo que es considerado en otros países como traición a la patria.

En nuestro caso tenemos que manejarnos en condiciones diferentes, porque no es lo mismo que en algún otro país se declare a un diputado traidor a la patria, a que nosotros lo hagamos y se active cualquier reacción internacional contra esto. Tenemos un poco las manos atadas al momento de tomar legítimas y constitucionales decisiones.

El presidente Maduro no va a responder de la misma manera que está reaccionando en este momento la derecha fascista venezolana, que es exhortando a su gente a la violencia, a incendiar, a asesinar, a destruir, sino que, por el contrario, hace un llamado al diálogo. La ANC lo que nos va a obligar es a sentarnos, a cada una de la partes a plantear su proyecto de país. Nosotros lo hemos expresado en todos los escenarios, mientras que de parte de la derecha venezolana no se ha escuchado absolutamente ningún plan de desarrollo, su único plan es salir del presidente Nicolás Maduro por la vía inconstitucional y restaurar las prebendas que tenían tanto los grupos económicos, así como las grandes trasnacionales, sobre todo en el ámbito energético.

El tercer elemento para la activación de una ANC es el económico. Dentro de los temas que se van a solicitar que sean discutidos se encuentra el de cómo replantear el desarrollo económico del país, cómo abandonar esa senda del rentismo petrolero que tanto daño nos ha hecho, es convocar a toda la población a diseñar ese plan de desarrollo que tiene que ir dirigido a la diversificación de la economía, que tiene que ir dirigido a la sustitución de las importaciones y al incremento en el menor tiempo posible de las exportaciones. Con eso estaremos garantizando depender mucho menos del petróleo.

Asimismo, asumir una política donde esos excedentes que vienen de la renta petrolera podamos, sin pensar que estamos desatendiendo el resto de la economía, dirigirlo al desarrollo social, para que nuestro pueblo pueda disfrutar de una distribución de la riqueza de una manera mucho más equitativa.

Tengo entendido que usted cursó estudios universitarios en la entonces URSS, ¿Qué se siente regresar a este país después de tantos años? ¿Cuál ha sido el cambio que más le ha sorprendido?

Yo tuve la inolvidable oportunidad de estudiar acá, estuve desde el año 1980 hasta el año 1987. En ese momento todavía existía la Unión Soviética. Mi familia está muy agradecida de esa formación que nos dieron. Nuestra historia es un poco singular, en el año 1965 a nuestro padre, quien era senador de la República, violentándole su inmunidad parlamentaria, lo ponen preso, sin juicio.

Es considerado el preso político que más años ha pasado en una cárcel venezolana, estuvo preso con López Contreras, 9 de los 10 años de Marcos Pérez Jiménez, con Rómulo Betancourt, con Raúl Leoni. Todo por tener una firme posición de defensa de los trabajadores, por ser dirigente, secretario general del Partido Comunista de Venezuela. Cuando estuvo preso con Raúl Leoni cayó enfermo de gravedad y por esto se logró su exilio. La Unión Soviética permitió que esto fuera posible.

Nosotros agradecemos mucho a este pueblo que nos apoyó de esa manera. Ahora vemos a un país en desarrollo. Respetamos la decisión del pueblo ruso de seguir en esta senda y saludamos que estén recuperando una posición desde donde pueden contrarrestar la hegemonía de EEUU, quien pretende ser el policía del mundo. Estoy muy contento de estar acá, aprovechar el idioma y también del trabajo que me trajo acá, el cual es llevar adelante esta misión diplomática.

https://mundo.sputniknews.com/entrevistas/201705291069526873-politica-relaciones-caracas-moscu/

 
Síganos en FB Síganos en VKontakte Síganos en Twitter Síganos en Youtube Síganos en Instagram

Otras Noticias

Dossier Verdad sobre Venezuela
bot mensaje chavez
Comunicados
celac
derchos vivir
Telesur
MNOAL
Publicaciones

Guayana Esequiba Venezolana